martes, 25 de junio de 2013

Sígueme


"Sígueme"

Pocas palabras tienen tanta fuerza para el cristiano como ésta: "Sígueme":

Sígueme con tus alegrías.

Sígueme con tus penas.

Sígueme con la vida que tienes.......asi como eres y como estás.

Sígueme en medio de la apatía y la rutina.

Sígueme, aún sabiendo, ya que me conoces, que esto es una carrera de resistencia y no de velocidad.

Sígueme, cada día, en el intento.

Sígueme con esa cruz que cargas, sea grande o pequeña.....quizá no eres quién para medirla.....quizá te equivocas midiéndola.

Sígueme con tus enfados, sígueme, porque enfadarse con la vida.....a veces es sano.

Sígueme en tu mediocridad.

Sígueme en tu falta de fuerza y en tus brotes de valentía.

Sígueme cuando construyes un mundo mejor a tu alrededor o cuando estás tan liado.....que todo lo lías a tu alrededor.
Sígueme en el pecado que cometes y en la alegría de reencontrarte y quererte con el Padre.

Sígueme, caéte.....pero no dejes de seguirme.

De Colores