viernes, 16 de enero de 2015

Perdonar...

PERDONAR...

No es estar de acuerdo con lo que hizo otra persona.
No es fingir que lo que te hicieron nunca sucedió.
No es justificar el mal para que lo que te hicieron sea menos doloroso.
No es pasar por alto o tolerar el abuso.
No es negar que otros trataron de lastimarte, una y otra vez.
No es dejar que otros te pisoteen y te pasen por encima.
No es dejar de presentar denuncia cuando se ha cometido un delito.
No es olvidar el mal que se hizo.
No es fingir que nunca te lastimaron.
No es que la relación tiene que volver a ser lo que era antes.
No es que tengas que volver a ser amigo de esa persona.
No es que siempre tenga que suceder un reencuentro, como si nunca hubiera pasado nada.
No es que tengas que decirle a quien te ofendió, que le perdonaste.
No es que se cancelan todas las consecuencias negativas de la ofensa.

¿Qué es el perdón, entonces?

Perdonar es...

Una decisión interna de cada persona.
Renunciar a la venganza y al deseo de tomarse la revancha.
Negarse a vivir en el pasado.
Una decisión consciente y bien pensada.
Liberar a otros para que nosotros podamos liberarnos.
Asumir el dolor que nos causaron.
Asumir que no vamos a poder cambiar el pasado.
Romper el ciclo de amargura.
Desatarse de las heridas del ayer.
Soltar la carga del odio y del rencor para seguir adelante.

Es hora y es ahora. ¡Perdona!

1 comentario:

Javier dijo...

Bonita reflexión...