viernes, 4 de julio de 2008

La libertad de los secuestrados



En estos días en los que el mundo se conmueve y alegra con la liberación de Ingrid Betancourt viene a mi memoria el testimonio de otro secuestrado, el méxicano Bosco Guitierrez-Cortina.

Quizá haya quien al ver a Ingrid haya podido pensar que se ha "refugiado" "agarrado" casi enfermizamente a Dios durante su cautiverio.

Escuchándola, me parecía escuchar a Bosco Guitiérrez... que "coincidencia?"... ambos son testimonio de cómo Dios no abandona... de como el Señor se hace más y más presente a los que sufren y de cómo TODO se puede vivir con el Señor.

Traigo hoy aquí el testimonio de Bosco Gutiérrez. Estoy segura de que no será muy diferente del que algún día nos regalará Ingrid.

Pero, sobre todo lo traigo porque todos vivimos pequeños secuestros cotidianos de nuestra voluntad, todos -creo- tenemos situaciones en las lo que nos rodea o los que nos rodean nos hacen sentir presos (en la mayoría de los casos somos presos de nosotros mismos en realidad). A mi, estos testimonios me ayuda a saber que sea lo que sea lo que pase se puede ser libre, se puede ser feliz en Jesucristo!

Algunas frases de uno y otro que me han dejado huella:

"Estoy de paso y estoy en deuda" Bosco Gutiérrez
"No llores más, no más llanto" Ingrid Betancourt
"A Dios 1º" Ingrid Betancourt
"No hay Santos egoístas" Bosco Gutierrez

<><


De Colores