miércoles, 30 de enero de 2008

Los zapatos




Dos vendedores de zapatos se encuentran en un pueblo de África. Uno es optimista y el otro es pesimista.

El pesmista dice:
- Aquí no hay nada que hacer. Todo el mundo va descalzo.

El optimista dice:
- Aquí hay un negocio seguro, nadie tiene zapatos
.


Un cristiano tiene que se realista, objetivo. Pero ser objetivo es contar, no sólo con mis posibilidades, sino con las posibilidades de Dios.

Y las posibilidades de Dios son infinitas.

El optimismo es el realismo para el cristiano.

Ante la marchad e nuestro mundo, ante el panorama que vemos a nuestro alrededor, quien no cuenta con Dios tiende a pensar:

- Esto no tiene remedio. Aquí no hay nada que hacer.

El que cuenta con Dios (y sabe que Dios cuenta con él), piensa:

- Esto está muy mal. Pero con Dios todo es posible. Aquí hay mucho que hacer. No hay nada imposible para Dios.

La primera actitud paraliza, la segunda estimula.

Hoy me "examino" a ver qué actitud suelo tomar.

Y tú ¿qué tiendes a pensar?

<><

De Colores