lunes, 16 de julio de 2007

La felicidad está en vivir despacio



Este lunes es calmado, pausado, sosegado y me resisto a que el mundo me revolucione y me acelere.

No todo lo que hay en mi agenda esta semana me gusta, algunas cosas me fastidian realmente y otras dan pereza taaantaaa perezaaa...

Pero quiero seguir respirando a mi ritmo, viviendo despacio, porque no hay paz que sobreviva a mil por hora, porque las cosas dulces se saborean con calma... y mi paz es dulce y quiero saborearla.

Quiero mirar tranquila para poder perderme y bucear en lo que tengo delante, en quienes tengo delante... no quiero ver, quiero mirar (no se graban igual en mi corazón los vistazos furtivos que sólo aspiran a echar un vistazo)

Quiero aprender a conversar y charlar más que hablar... a escuchar más que oír...

Quiero caminar más que andar, pasear y disfrutar del camino que recorro y dejarme recorrer por donde camino...

Hoy quiero respirar profundo y despacio para llenar de aire mis pulmones y oxigenar mi alma...

Quiero vivir despacio para buscar, encontrar y encontrarme... y sobre todo para dejarme encontrar...

He leído esta mañana que la felicidad está en vivir despacio y creo que hay algo de verdad en esta frase...

Vivir despacio convierte un atasco en un rato delicioso para disfrutarte...

Vivir despacio convierte los lunes en una suave transición... un puente que une mi yo con el mundo... y camino despacio... serena... tranquila... sabiendo que así... escucharé Tu voz...

Buena semana a todos!

De Colores