lunes, 29 de octubre de 2007

Cambio de hora



Sé que no soy muy original hablando del cambio de hora hoy.

A pesar de que dicen que nos han "regalado" una hora a mi el lunes me pesa como si me la hubieran quitado.

No voy a entrar en si estas medidas ahorran energía o sólo es para que entremos y salgamos a trabajar de noche... He llegado a leer cosas tan curiosas como que nos dan una hora pero nos quitan 15 minutos! Yo no lo entendí...

Quiero huir de los tópicos y las típicas confusiones que todos vivimos estos días: el estómago pide comida a horas que no son, en casa la hora depende de el reloj al que mires y a si has tenido tiempo de cambiarlos todos... en fin, esas cosas...

En todo caso, lo del cambio de hora me sirve para compartir con vosotros una cosita sobre la que me invitaron a prestar atención el otro día.

Cuando alguien nos pide la hora, nos pregunta qué hora es, todos -sin excepción- levantamos la manga, giramos la muñeca y apretamos el puño para mirar el reloj!

¿Será que nos da miedo que por dar la hora nos roben tiempo? ¿Tan tacaños somos con cada segundo de "nuestro" tiempo?

No sé... me pareció una anécdota curiosa, muy curiosa...

Tiene gracia... yo siempre he pensado que los relojes de muñeca nos hacen creer que el tiempo nos pertenece y no es así... Son mucho más sinceros los relojes de arena, no?

... y... ¿alguien sabe cómo se cambia la hora en un reloj de arena?



<><

De Colores

1 comentario:

David C. dijo...

Pues yo hace algún tiempo que no uso reloj de muñeca y el móvil cumple su función... Algún día, cuando tenga dinero, quizás me compre un bonito reloj para sustituir al mío roto, aunque ya me he acostumbrado a ir sin él y si me lo pusiera, me pesaría en la muñeca.